Robaron la histórica campana del República de Siria

Estaba en la escuela desde sus inicios y tenía un enorme valor sentimental para la comunidad educativa y los vecinos de Parque Atlántica.

Compartir

Hace unos días la noticia conmocionó a alumnos, familias, docentes y vecinos: El República de Siria ya no tenía su histórica campana donada por la familia Bocchietto.

Es muy probable que quien o quienes se tomaron el trabajo de sustraerla, hayan imaginado su valor económico pero no el valor sentimental que este objeto tiene para toda la comunidad.

Desde La Posta recordábamos que en la edición número 134, del año 2017, dedicamos una nota a la escuela y a la campana que la acompañó casi desde sus comienzos.

A continuación, el texto que en su momento incluimos:

La campana de hierro que aún llama a clases

Si hay un elemento que simboliza a la escuela República de Siria desde sus primeros tiempos es la campana de hierro que donó la familia Bocchietto. Elio Bocchietto trabajaba entonces en una matricería que estaba fabricando una importante cantidad de campanas para locomotoras de Cuba. Cuando Noelia, su mujer, se enteró de la producción de las campanas no dudó en reclamar una para la flamante escuela.

Marta de Méndez y Noelia de Bocchietto, tocando la campana. 

Cuando el colegio cumplió sus bodas de plata fue la propia Dora de Dela Torre, la primera directora, quien se llegó a tocar las veinticinco campanadas. Esa campana primera, con bajado de acero templado, es la que aún hoy luce, orgullosa, en una de las columnas del patio y que hace oír su sonido inconfundible anunciando el recreo. Racagni, otro vecino, donó las letras de hierro que hasta hoy forman el nombre del colegio. Además, muchos de los que pasaron por el República de Siria evocan al ceibo que durante años ocupó el cantero central.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *