Cuti Romero: De San Lorenzo de barrio Las Flores al mundo

Dialogamos con quienes vieron al reciente campeón de Copa América con la Selección Nacional dar sus primeros pasos en el fútbol.

Compartir

Parece increíble, pero cuando Lionel Scaloni dio a conocer la lista de convocados para la Selección Nacional, su nombre resultaba desconocido para varios medios y periodistas de Buenos Aires. Bastaron dos partidos con la celeste y blanca para que esos mismos medios hablaran de él como “revelación”. Hoy, con la alegría de haber sido parte del grupo campeón de la Copa América, su nombre es uno de los indiscutibles de la Selección.

Estamos hablando de Cristian “El Cuti” Romero, de 23 años, actualmente defensor del Atalanta, en Italia. Pero “El Cuti” es fiel a sus orígenes, bien cordobeses: muchos recuerdan su paso por Belgrano, aunque lo cierto es que la primera cancha que pisó y que lo vio jugar desde muy pequeño fue la del Club Atlético San Lorenzo, de barrio Las Flores.  

Hablamos con su actual Presidente, Enrique Nicolás, quien recuerda con orgullo y mucho cariño el paso del jugador por el club: “El Cuti estuvo en San Lorenzo desde los 8 hasta los 14 años, lo conozco a él y a su familia, una gente muy buena y muy allegada al club. Él es una persona de bien que no se olvida de su origen, siempre está presente para nosotros: nos manda mensajes para el aniversario del club, visita a los chicos en la cancha cuando anda por Córdoba… Y conserva su esencia, incluso se casó con su novia del barrio.” 

El saludo vía Instagram que el jugador le dedicó al club en su aniversario N° 90

Daniel “Tiko” Ríos, su primer entrenador

Tiko es uno de los personajes más queridos del club. Desde hace 14 años está a cargo de la Escuela de Fútbol y fue el primer entrenador que tuvo Romero, de quien supo, apenas comenzó, que era “diferente”. Lo recuerda como un chico amable, muy respetuoso y muy comprometido con lo que hacía: “Era el primero en llegar y el último en irse, se quedaba practicando mucho los tiros libres”, cuenta. Y agrega : “Siempre pintó para defensor pero le gustaba subir, por eso cuando pateaban un tiro libre yo le decía que fuera y que otro compañero lo iba a cubrir”.

Así convirtió varios goles de cabeza, muy similares al que abrió el marcador en el partido por eliminatorias ante Colombia (su segundo con la Selección) y que gritó con todas sus fuerzas. Quizás en ese momento “El Cuti” no era consciente de que acababa de batir un récord, destronando nada más ni nada menos que a Maradona: con ese gol convertido a los 130 segundos, Romero marcó el tanto más rápido como visitante de Argentina en toda la historia (Diego convirtió a los 168 segundos en el 3 a 2 a Venezuela en San Cristóbal, el 26 de mayo de 1985). 

Tiko recuerda con mucho afecto a la familia de Cristian, que estuvo muy presente para el club y lo acompañó en todo momento. Y se le vienen a la memoria gestos que valen oro: más de una vez su mamá se llevó las camisetas de todo el equipo para lavarlas en su casa. Esto es solo un ejemplo que muestra a las claras la clase de vínculo que los une hasta hoy. 

“Nosotros no formamos jugadores, formamos hombres de bien”

Con esa frase, Enrique Nicolás sintetiza el espíritu de San Lorenzo destacando que, con mucho esfuerzo y desventajas respecto a los clubes grandes, se preocupan por contener a los chicos en edades que suelen ser complejas de transitar. El deporte los aleja de malos hábitos, más aún cuando provienen de lugares donde las oportunidades no abundan. Conscientes de ello, no dudan en darle una mano a quien necesita un par de botines ni en permitirle seguir jugando a quien tiene dificultades para pagar la cuota.

No es casual entonces que el Club Atlético San Lorenzo sea tan querido: es el típico club de barrio que tiende lazos fuertes con la comunidad y que subsiste como puede, con mucho esfuerzo y poniendo por encima de todo el bienestar de niños y jóvenes

Los valores de su gente también se manifiestan en algo que parece una rareza: el clásico San Lorenzo vs. Las Flores (clubes separados por tan sólo una calle) es el único que se juega con ambas hinchadas. “Mirá si va a haber peleas acá, nos conocemos todos. Y hay familias que tienen hijos jugando en los dos clubes, jamás alguien va a tirar una piedra”, asegura Nicolás. 

Un proyecto prometedor

Por haber sido formador de El Cuti Romero, al Club Atlético San Lorenzo le corresponde un porcentaje de sus pases. Así es como, cuando el jugador fue llevado al Genoa de Italia, el club de barrio las Flores pudo cobrar un monto por esa transacción, el cual planean utilizar para importantes mejoras en la institución. 

El proyecto consiste en voltear la tribuna que da a la Av. Belardinelli y construir allí locales comerciales para alquilar. La finalidad: generar ingresos para sostener el club y continuar desarrollando su importante tarea con niños y jóvenes.  

Esta es el espacio donde el club planea construir locales comerciales

Nicolás, su actual presidente, asegura que esto también sería una gran mejora para los vecinos, ya que implicaría más iluminación y una revalorización de la zona

Cabe aclarar que la obra no tiene aún fecha de realización pero ya se ha avanzado en el pedido de presupuestos para demoler la tribuna. 

Escuela de grandes

El Club Atlético San Lorenzo cumplió 91 años el pasado 10 de junio y tal vez pocos sepan que debe su nombre a que en 1930, cuando fue fundado por la colectividad sirio-libanesa, su primera sede estaba en las calles San Lorenzo y Paraná, de barrio Nueva Córdoba. 

El Cuti no es la única gran figura que ha salido de la institución: aquí va un listado de otros grandes del fútbol que empezaron en sus claustros:

  • Bernardo Patricio Cos, que llegó a jugar en el Fútbol Club Barcelona;
  • Sebastián Viberti con sus pasos por el Club Atlético Huracán y el Málaga Club de Fútbol;
  • Llamil Simes quien fuese un destacado miembro de los planteles de Racing Club, Huracán y la Selección Argentina para luego regresar a Córdoba a dirigir el plantel de Belgrano en 1971;
  • Luis “El hacha” Ludueña, quien también llegó a integrar la Selección de fútbol de Argentina y el plantel del Club Atlético Talleres.
  • José Luis Villarreal, quien llegó a integrar la Selección Argentina y los planteles de River Plate y Boca Juniors.

Ahora que Cristian Romero brilla en Europa y en la selección, los chicos y las chicas que juegan en el club se animan a soñar con seguir los pasos de todas esas figuras que alguna vez pisaron ese mismo suelo. 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *