Ceyra – 40 años dando color a la zona sur

El 1 de julio de 1981, Ramón Oviedo fundaba, junto a sus hijos, Pinturería Ceyra. Hoy cumple 40 años. Felicitaciones!

Compartir

Fue el miércoles 1 de julio de 1981. Hacía frío, pero había salido el sol, el cielo brillaba azul de tan celeste y llegaba el gran día para Ramón Oviedo. Ya estaba todo listo. En avenida Armada Argentina 539, las persianas blancas lucían, en letras rojas, el nombre de su nuevo comercio: Pinturería Ceyra, un juego de palabras entre las sílabas iniciales de los nombres de sus dos hijos, quienes también lo acompañarían en esta nueva etapa comercial.

Ese día, por primera vez, abrió las puertas de su modesto comercio de pinturas. Comenzaban a escribirse, para su familia, las primeras páginas de lo que sería una gran aventura, colmada de incertidumbres pero con un fuerte impulso de superación, sacrificio y aplicación para el trabajo.

Los vecinos de barrio Parque Atlántica y Parque Horizonte fueron los primeros en celebrar la inauguración. Todos miraban con agrado casi al único negocio comercial que asomaba sobre la gran avenida.
Eran épocas de barriadas incipientes, y muchos se alegraron de poder contar con una tienda de pinturas que les quedara tan cerquita de sus casas.

Si bien los comienzos fueron cautos, de a poco Pinturería Ceyra comenzó a imponerse por su importante stock de mercadería y por las recomendaciones personalizadas de quienes estaban atrás del mostrador.
Así, lo común era llegar con miles de preguntas y consultas, y salir del negocio con las respuestas concretas y las dudas aclaradas y, por supuesto, con la bolsa con los productos para poner manos a la obra. Eso pasó porque, quienes estaban al mando del negocio, se fueron perfeccionando de a poco en la materia y, con el tiempo, se convirtieron en verdaderos expertos de la pintura, la lija, el pincel y cuanto elemento y secreto tuviera que ver con los productos que tenían en venta.

Además, la tienda de pinturas tiene, por así decirlo, olorcito a colores, a renovación, a cambio de cara, a restauración, a vida nueva. Será por eso que a cada cliente que sale del comercio se lo ve entusiasmado, iluminado.
Con el tiempo, Pinturería Ceyra fue creciendo y se mudó a unos metros de su emplazamiento fundacional, asentándose en avenida Armada Argentina 519. El negocio fue adquiriendo distintas maquinarias específicas, como la del sistema tintométrico, que permite hacer una combinación de tonos a medida y que requirió de una inversión importante que decidió afrontar para seguir brindando a sus clientes el nivel de calidad y servicio que siempre los distinguió.

El próximo 1 de julio, la empresa familiar que tan tímidamente inició don Ramón con el sueño de poder sostener a su familia, cumple 40 años. Este hombre, de figura alta, esbelta e imponente, vecino pionero de la zona y que muchos recordamos, estaba convencido de que el trabajo bien hecho iba a dar frutos; lo que no se imaginó es que su legado llegaría tan lejos.

Ramón Oviedo junto a sus hijos y empleados, un fin de año.
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *