El trabajo hoy: adaptarse es la clave

Analizamos los cambios de paradigmas y nuevos fenómenos que determinan nuestra vida laboral en esta era

Compartir

Levantarse, tomar un café y encender la compu para unirse a una reunión vía Zoom, aún en pantuflas. Muchos hemos vivido esa situación en el último año. Pero no sería justo atribuir este fenómeno sólo a la pandemia: el trabajo va adoptando distintas formas según pasan los años, las crisis y los avances tecnológicos. Diversidad de posibilidades, creatividad, necesidad y creencias generacionales se combinan para configurar nuevas formas de empleo. El trabajo “para toda la vida”, tan presente en nuestros abuelos, ya no existe. Resignar disfrute y tiempo familiar por un empleo es, para los jóvenes, innegociable.

No soy de aquí ni de allá

La cuarentena y las medidas de distanciamiento obligaron a trabajadores a incursionar en el home office, afrontando fallas en la conexión, espacio físico limitado y jornadas de trabajo interminables. Pero también, aseguran los expertos, se está instalando un cambio de paradigmas sobre cómo concebimos la vida laboral. Gran parte de las actividades, en especial las “de oficina”, pueden realizarse desde cualquier lugar si contamos con recursos adecuados. Marcar tarjeta es una antigüedad. El control horario no garantiza la productividad y se impone un nuevo modelo más flexible, con trabajo 100% remoto o mixto. En una era digital y de grandes cambios se acorta la vida útil de los conocimientos y habilidades, lo que obliga a la capacitación continua.

Ser tu propio jefe

Lidiar con trabajos estresantes, jefes malhumorados o pérdida del empleo son factores que impulsan a tomar la decisión de emprender. Lo de “ser nuestro propio jefe” suena bien, aunque no es un sendero libre de obstáculos. Hay algunos puntos a tener en cuenta:

  • Diagnosticar la situación y posibilidades de éxito en el negocio a emprender. La información del entorno es crucial.
  • Tener un plan, con objetivos realistas, acciones a implementar y plazos. Debe ser flexible para permitir ajustes sobre la marcha.
  • Contar con uno o más socios permite distribuir roles, decisiones y tareas.
  • Formarse en temas como comercialización, administración, atención al cliente, negociación, manejo de redes sociales.

No caben dudas: para ser un trabajador modelo 2021 la clave está en la adaptación.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *