Del Día del Niño al Día de las Infancias: ¿a qué se debe el cambio?

Nació como una propuesta de la SENAF y tuvo amplia aceptación en organismos públicos y en organizaciones dedicadas a la niñez.

Compartir

El Día del Niño se celebra en nuestro país desde 1960 y se acordó hace unos años que fuera el tercer domingo de agosto. Más allá de la fecha elegida, responde a una recomendación de la ONU de destinar un día a promover el bienestar de niñas y niños. Se trata, más allá de los regalos, los juegos y la recreación, de una jornada de reflexión sobre el ejercicio de sus derechos.

Este año surgió una nueva propuesta acorde con los tiempos que corren: bajo el lema “hay muchas maneras de vivir la niñez”, el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a través de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) planteó nombrarla “Día de las Infancias” en vez de “Día del Niño”.

De esta forma se busca, mediante el lenguaje, promover miradas y prácticas inclusivas, no sólo desde el punto de vista del género, sino también que visibilicen la diversidad de toda la niñez. Es por ello que se eligió infancias y no infancia, ya que la pluralidad integra distintos modos de vivir esa etapa de la vida y que tienen que ver con aspectos sociales, culturales, geográficos, también con inequidades y discapacidades.

Posteriormente, desde Jefatura de Gabinete de Ministros se invitó a todos los organismos públicos nacionales a renombrar esta jornada como ‘Día de las Infancias’, propuesta que fue muy bien recibida por organismos públicos provinciales, ONG´s y municipios, quienes no sólo adhirieron sino que, además, promovieron el cambio de denominación.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *