Clases y trabajo [email protected]: ¿cambio de paradigmas?

El impacto de las nuevas tecnologías de la comunicación durante el 2020 introdujo o aceleró cambios que, aseguran los especialistas, llegaron para quedarse.

Compartir

El acceso a tecnologías y, fundamentalmente, a Internet, ya era considerado estratégico pero se volvió clave en un año en que fue necesario superar la barrera que impuso el aislamiento. Contar con dispositivos adecuados y una buena conectividad se tornó indispensable para estudiar, trabajar y también entretenernos desde casa.

A la oficina en pantuflas

Teletrabajo, home office o trabajo remoto son términos que definen una realidad que en el 2020 se masificó: miles se vieron obligados a trabajar desde casa, compartiendo espacios y recursos tecnológicos con sus familias. No fueron pocos los que se estresaron y, en el otro extremo, los que encontraron las ventajas. Es el caso de Santiago Bilinkis, reconocido emprendedor y tecnólogo argentino que afirma: “¡El teletrabajo llegó para quedarse!”. Esto se sustenta en los resultados de una  encuesta que realizó a 4000 personas:

-La mayoría de los empleadores advirtió que su personal aumentó la productividad, trabaja más contento y que la mayoría de las tareas pueden relizarse de manera remota

-Se ahorra el tiempo que demanda viajar al trabajo (en promedio una hora y cuarto por día) y las dificultades de hacerlo en hora pico.

-El 85 % respondió que, de poder elegir, optaría por un sistema flexible y mixto que le permitiera combinar días en la oficina y días en la casa.

¿La clave? Administrar los tiempos, adaptar un espacio en casa adecuado para trabajar y, por supuesto, contar con una conexión a internet de calidad. Algunas compañías incluso ya están abonando un plus a sus empleados para que puedan solventar esos gastos. Y vos, ¿cómo imaginás tu trabajo en la post pandemia?

Educación con celulares y mucho esfuerzo

A dos semanas del inicio de las clases cerraron las escuelas y los docentes de todo el país se enfrentaron al desafío de seguir enseñando a distancia, algo que parecía casi imposible.

Al poco tiempo quedó al desnudo la brecha digital que existe en nuestro país: según datos del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) del segundo trimestre de 2020, en la provincia de Córdoba un 72,71% de familias acceden a Internet fijo pero es dispar la calidad de la conexión. 

La ONG Argentinos por la Educación en su informe “Dispositivos y medios de comunicación para mantener el vínculo pedagógico en cuarentena” publicó los siguientes datos:

-Un 56% de alumnos utilizó únicamente el celular para conectarse con fines educativos.

Whatsapp fue el medio más utilizado para actividades, imponiéndose por encima de los cuadernillos elaborados por docentes (24,3%), plataformas educativas (6,2%) y plataformas de videollamadas como Zoom o Google Meet (5,9%).

Si nos enfocamos en los resultados, seguramente no fue el año que todos hubiésemos deseado. Pero vale le pena rescatar algunos logros:

-Con la preocupación por mantener el vínculo con los alumnos, miles de docentes cordobeses se interiorizaron aún más por la realidad de cada familia.

-En su improvisado rol de maestros, madres y padres lograron empatizar con “seños” y “profes”, revalorizando su tarea.

-Los docentes exploraron diversas estrategias para enseñar: idearon juegos, editaron videos ¡y hasta se convirtieron en youtubers! venciendo su temor a la tecnología.

-Otros, se ocuparon de acercar las tareas a los que no contaban con conectividad, sin importar cuan lejos estuvieran sus casas.

-Pocas veces se pensó y se habló tanto de estrategias pedagógicas como este año. Incluso se implementó otra modalidad de evaluar -más cualitativa que cuantitativa- centrada en las capacidades de cada alumno.

Cabe ahora preguntarse: ¿A qué escuela queremos volver? ¿Qué de todo esto podríamos conservar?

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *