Somos La Posta

Dejamos de imprimir La Posta por cuatro meses seguidos. En este tiempo reforzamos las redes sociales y actualizamos la página web.

Compartir

Cuando empezamos a soñar un medio de comunicación barrial, allá por el 2003 –un soporte escrito, un puente que pudiera unir a través del papel los sentires y los relatos de vecinos de los barrios de la zona sur de la ciudad– nació La Posta, una revista modesta, de características simples pero de convicciones fuertes. 

Si hay algo de mágico que tiene hacer una revista y que descubrimos rápidamente es que nunca te aburrís. Pero también es seguro que vas a tener que trabajar duro. Nos largamos a andar sin saber bien cuál sería el camino a recorrer. Y fuimos descubriendo que es preciso estar atento a lo que pasa, a lo que se quiere contar, a lo que la gente quiere decir, escuchar, saber y leer. Siempre hay algún vecino para destacar, una situación barrial que dar a conocer, una nueva aventura para relatar. 

Y la publicidad: al comerciante que quiere que lo conozcan porque recién abre, al que quiere vender más y busca alternativas, al profesional que tiene una idea genial y quiere compartirla, al que se hizo fan de la revista y quiere salir siempre, al que sale de vez en cuando, al nuevo y al de hace añares. (Ya que estamos, a todos ellos, un inmenso gracias). 

Hoy, a casi 17 años de andar el maravilloso camino de la comunicación barrial miramos hacia atrás y vemos que hay huellas marcadas en ese transitar. Crecimos en cantidad de ejemplares, en ventas, en páginas, en ideas; y cosechamos un montón de amigos: vecinos, clientes, conocidos de instituciones, profesionales, gente de aquí y de más allá. Hoy La Posta somos quienes la hacemos y también quienes la leen, la pasan al vecino, la comentan en la verdulería; quienes comparten sus avisos en una foto por whatsapp o por las redes sociales; quienes llaman por teléfono para publicar o porque quieren contarnos una historia que desean que salga en la revista. La Posta se convirtió en un puente por el que es posible comunicarnos.

El sendero no siempre fue de rosas y llanuras verdes; también hubo que sortear baches, hacer malabares en calles sinuosas, tropezar y hasta caer en abismos profundos pero siempre con la mirada puesta en el sol y en el amanecer que trae esperanza. 

Este 2020, por primera vez tuvimos que dejar de imprimir La Posta por cuatro meses seguidos. La primera sensación fue de sorpresa; luego angustia y desesperación, hasta que finalmente llegó la calma y empezaron a aflorar las ideas. Dicen que en las crisis algunos lloran y otros venden pañuelos. Nosotros siempre vamos a preferir ver el medio vaso lleno, la salida en el callejón oscuro, el arcoíris después de la tormenta. Decidimos entonces que esta pausa en la impresión sirviera para reforzar las patas comunicacionales digitales que estaban allí, pero muy aletargadas. Nos pusimos a trabajar duro: reforzamos las redes sociales y actualizamos la página web. 

Hoy, promediando este 2020, somos conscientes de la situación difícil por la que todos estamos atravesando, por la que el mundo está pasando y a la que nadie escapa. Sin embargo, podemos decir con satisfacción que La Posta es una revista renovada. Ahora volvemos al ruedo de la impresión, a hacer girar la tinta y el papel por la rotativa para volver a salir a la calle y llegar a las casas de los vecinos, como siempre. También tenemos ya andando con más bríos que antes nuestras redes sociales –Facebook, Instagram y Twitter– y la nueva página web, que quedó hermosa y luce moderna y canchera. 

También lanzamos el Club La Posta, que funciona sin costo por WhatsApp y a través del cual los vecinos acceden a descuentos y beneficios en comercios adheridos y reciben novedades, información y servicios de Córdoba y de nuestra zona sur. 

Somos La Posta. Estamos convencidos de que es posible fortalecer los vínculos a través de la palabra. Vamos a seguir andando este camino. Los invitamos a todos a seguir sumándose. 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *